Red Velvet Cupcakes para San Valentín

Ya sé que hace mucho que no pongo nada en el blog, pero llevo más de un mes de exámenes y es prácticamente imposible. De hecho ahora debería estar estudiando, pero acabo de salir de un examen que se preveía catastrófico y me ha salido bastante bien, así que he decidido darme un respiro (hasta la hora de la comida, no creáis)

Y como se acerca San Valentín… pues unos cupcakes amorosos que hice hace algún tiempo, pero que son perfectos para esta ocasión.

Son cupcakes Red Velvet, o lo que es lo mismo, terciopelo rojo.

Supongo que el nombre viene de la suavidad y la esponjosidad del bizcocho, que es una maravilla. Esta es una de las recetas de cupcakes que más me gusta, de hecho es la que más he repetido (incluso más que la de vainilla) y también la he utilizado en alguna tarta  que os enseñaré más adelante.

El icing es de crema de queso, el típico para este tipo de bizcocho.

Si os fijáis bien podréis ver que utilicé dos tipos de cápsulas, unas blancas enteras y otras rojas con corazoncitos. No recuerdo de qué marca eran las de los corazones, pero tengo que apuntar no volver a comprarlas: se tuestas las partes blancas con el horneado :(

Los corazones de decoración están hechos a mano con fondant de nubes teñido de rojo.

Y para el icing utilicé una boquilla 1M

¡Y ahora las recetas!

Red Velvet Cupcakes (Para unos 15-20 cupcakes)

  • 1 huevo
  • 55 gr de mantequilla (a temperatura ambiente)
  • 150 gr de azúcar
  • 1 cucharada de cacao en polvo sin azúcar (yo utilicé el de marca Valor)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 120 ml de buttermilk (o mazada en español)*
  • 150 gr de harina
  • 1 cucharada sopera de vinagre blanco
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • Colorante alimentario rojo al gusto

*La mazada o buttermilk no es un producto habitual en España, lo podéis encontrar en algunas tienda Lidl con el nombre de “bebida de mantequilla”. Yo habitualmente no lo encuentro, asique lo hago casero. Más abajo tenéis la receta ;)


Preparamos la bandeja con las cápsulas y precalentamos el horno a 170ºC. En un bol tamizamos la harina y el cacao.

En otro bol, batimos el azúcar con la mantequilla hasta que esté bien integrada y la mezcla haya blanqueado y subido de volumen. Si lo hacéis con una batidora eléctrica, os recomiendo utilizar un bol alto porque suele salpicar.

La mantequilla debe estar a temperatura ambiente, aunque si en vuestra cocina hay 10 grados como en la mía, tendréis que cortarlo en taquitos pequeños y darle unos segundos de microondas a la mínima potencia. Queremos que se atempere, no que se derrita. Si se nos derrite no nos valdrá.

Si la ponéis sobre un plato, procurad que todos los taquitos toquen el plato, y tened en cuenta que la parte que toque el plato se calentará más rápido. El punto ideal de la mantequilla es cuando apretamos con un dedo y la mantequilla se hunde pero sigue estando firme.

Cuando hayamos terminado de batir la mantequilla con el azúcar, añadimos el huevo y la esencia de vainilla y lo integramos bien todo.

Ahora añadimos la mitad de la mezcla de harina y cacao y batimos hasta que esté bien integrado (esto también “salpica”) Añadimos el buttermilk o mazada, batimos hasta integrar, añadimos el resto de la mezcla de harina y cacao y volvemos a batir bien y por último añadimos el colorante. Yo utilicé un botecito entero de colorante líquido de los que venden en los supermercados.

Como habréis comprobado, esta receta no lleva levadura. La forma de hacer crecer el bizcocho es con la mezcla de vinagre y bicarbonato (que es la misma mezcla que se le echa a los volcanes de los trabajos del cole).

En un vasito ponemos el vinagre y añadimos el bicarbonato, en cuanto burbujee (que es prácticamente instantáneo) se añade a la masa y se bate bien para integrarlo en la masa.

Ya tenemos la masa terminada, llenamos las cápsulas como hasta la mitad (crecen bastante) y horneamos durante 18-20 minutos. En mi horno están perfectos con 18.

Cuando al pincharlos con un palito (puede ser un pincho de brocheta) éste salga limpio, ya están. Los dejamos enfriar 5 minutos en la bandeja para cupcakes y luego los pasamos a una rejilla para que terminen de enfriarse.

Receta de Mazada o Buttermilk casero

  • 120 ml de leche entera
  • 1 cucharada grande zumo de limón

Ponemos ambas cosas en un vaso y removemos muy bien. Lo dejamos reposar durante unos 15-20 minutos o hasta que tenga aspecto como de leche cortada, con algunos grumos. En otros blogs dicen que con dejarlo reposar unos minutos es suficiente, pero a mi con tan poco tiempo… no me sale, queda como leche normal pero con sabor a limón, así que yo suelo prepararlo lo primero, así cuando quiero añadirlo a la masa de los cupcakes, ya está listo. Es importante removerlo bien al principio.

Cheese Meringue Buttercream (CMBC)

No me apetecía hacía un buttercream básico de mantequilla y azúcar, porque me parece demasiado dulce y empalagoso en algunas ocasiones, así que decidí hacer un experimento.

Ya había probado antes a hacer el famoso Swiss Meringue Buttercream (SMBC) y como me gusta más el sabor decidí hacer un SMBC de queso, que como ya os he dicho es el típico para este bizcocho. ¿Cómo lo hice?

  • 250 gr de SMBC convencional
  • 100 gr de queso de untar

Cuando estés terminando de preparar el SMB y ya hayas añadido toda la mantequilla, empieza a añadir el queso a cucharadas, una cucharada cada vez y batiendo hasta que se integre bien.

Queda un icing estupendo, con una textura ligera y cremosa, fácil de manejar con la manga pastelera y no pierde la forma una vez puesto sobre el cupcake. Y el sabor…  mucho menos dulce que el buttercream normal y con un fondo del queso que queda genial.

El sabor del queso combina muy bien con este tipo de bizcocho (por algo lo hacen así los británicos) y este icing es perfecto para decorar cupcakes y para comer a cucharadas, aunque esto último recomiendo hacerlo con moderación, porque luego el azúcar y la mantequilla… ¡pueden hacer estragos en nuestro cuerpo! Un capricho sí, ¡pero con moderación! ;)

Espero que os hayan gustado estos cupcakes ¡y que os animéis a regalárselos a vuestros amores! ^__^

Ya sabéis que si queréis contactar conmigo para resolver alguna duda o para encargarme algo especial, podéis hacerlo a través de la dirección de correo que aparece a la derecha (info@fantartilandia.es), o por las redes sociales: facebook y twitter.

Un saludo a todos, gracias por estar ahí, leerme y seguirme, que sospecho que cada vez sois más porque poquito a poco hay más seguidores en facebook, ¡ya casi somos 50!

¡¡Un pequeño paso para un cupcake, pero un gran paso para la humanidad!! :D

Y sobre todo, recordad…

…el límite lo pone la imaginación…

Mojito’s cupcakes!

Si! Cupcakes de mojito!!

Esto era un día que estaba yo por la casa, con ganas de cocinar y sin saber el qué, cuando me vino a la mente la idea.

Lo cierto esque fue poco después de mi cumpleaños, y había comprado cosas para preparar mojitos, y la menta aún estaba fresca y había preparado para mojitos de ese que salió hace poco (que por cierto, es horrible y asquérrimo y sabe a cualquier cosa menos a mojito por mucho arte que le eches en prepararlo)

Sí, soy consciente de que la palabra “asquérrimo” no aparece en el diccionario y que me la debo haber inventado, pero creo que queda claro el significado.

Pero el caso esque a pesar de todo, los cupcakes salieron buenísimos, el icing… no terminó de convencerme.

Pero teniendo en cuenta el final habitual de mis experimentos… Esto fue una maravilla.

Para hacerlos, tuneé la receta de cupcakes de Vainilla de Alma, la tenéis en la entrada de los “Cupcakes de Vainilla como Dios manda”.

Sustituí la mitad del azúcar por azúcar moreno y la leche por el preparado para mojito, y además creo que le eché de más para asegurarme de que supiera a mojito, lo cual creo que fue un error. Si los repitiera, añadiría la leche, y la misma cantidad de mojito, y como quedaría demasiado líquido, pondría un poco más de harina, o quizás maicena.

Además de eso, piqué con la picadora unas cuantas hojas de menta (un buen montón) y las eché picaditas a la masa. No os puedo decir cantidad exacta porque lo hice a ojo.

El caso esque, no se si por la falta de leche, por la levadura, o por el alcohol del preparado para mojitos, los cupcakes no subieron bien al hornearlos. Quedaron aplanados por arriba y demasiado esponjosos. Y eso que yo creía que un bizcocho nunca podía ser demasiado esponjoso, pero este lo era. En cada bocado había más aire que bizcocho.

Gracias a Dios eso no influyó en el sabor, porque estaban realmente buenos, ¡hasta mi hermana se comió alguno! Y eso que ella y los dulces… debieron pelearse en otra vida.

El icing, creo recordar, que era SMB  con hoijtas de menta machacadas con mortero y maceradas en la leche con un chorrito del preparado. Sé seguro que no llevaba trocitos de menta, pero que llevaba el juguito de las hojas y el preparado.

Pero no salió como debía, no sé si por exceso de líquido, falta de mantequilla, o por el calor… ¡Maldito calor! ¬¬

Como podéis ver, sólo decoré 4, el resto murieron devorados antes de llegar a este paso (pero sólo salieron 6 del horno, asique la masacre no fue para tanto)

Cada uno lo decoré de una manera porque quería probar mis boquillas nuevas (en aquel momento) compradas enComercial Mínguez.

Y para darles un aire a los mojitos reales les puse las pajitas cortadas, las hojitas de menta y el azúcar moreno.

En realidad esta receta no os animo a que la probéis, ¡seguro que hay recetas de cupcakes de mojito mucho más fiables por la red! Pero para matar el rato un día y disfrutar luego comiéndote tus experimentos y sin morir en el intento… Cumplieron su función, vamos, que buenos estaban, ¡pero habría que mejorarlos!

Espero que os hayan gustado, ¡al menos estéticamente! Y os recuerdo que podéis poneros en contacto conmigo por las vías de siempre (correo, facebook, twitter, comentarios en la entrada). Y como ya sabéis…

…el límite lo pone la imaginación…


Receta de la tarta inclinada

Estaréis asombrados de que vuelva a escribir tan rápido, pero esque esta entrada va sin fotos, y es más rápido. Además tengo un ratito ahora que no tengo nada que hacer (MENTIRA!! Y bien gorda, pero que más da)

El caso esque esta tarde me he dado cuenta de que en la entrada anterior me faltaba algo muy muy importante de esa entrada…

¡¡Las menciones especiales y agradecimientos!!

A dos personas: a Jesús por hacerme las fotos de la tarta y por prestarme su mega cámara para hacerlas y a Jorge P., por comerse casi la mitad de la tarta él. Si no, habría tenido que tirarla! :D

¡Muchas gracias a ambos!

Y dicho esto vamos a por la receta.

El bizcocho de abajo era un MSC normal, asique me voy al de arriba que era un bizcocho de Brownie Delicioso (receta de Megasilvita), variado para la ocasión utilizando chocolate blanco.

Brownie Delicioso (Thermomix)

  • 4 huevos
  • Azúcar (el mismo peso que los huevos)
  • Chocolate fondant (el mismo peso que los huevos) –> Yo usé chocolate blanco
  • Mantequilla o margarina (el mismo peso)
  • Harina (el mismo peso)
  • 1cucharada y media de levadura

Precalentamos el horno a 160º y pesamos los huevos en un bol para poder pesar el resto de ingredientes.

Rallamos el chocolate a velocidad 5,7,9 durante unos 15 segundos y reservamos. También se puede usar fundido que queda mejor, pero yo con el chocolate blanco no me fiaba, que nunca se me funde bien ¬¬.

Se ponen en el vaso los huevos con el azúcar y programamos 5 minutos a temperatura 37º y velocidad 5. Al terminar se programan 2 minutos más pero sin temperatura.

Añadimos la margarina o mantequilla a punto de pomada y batimos unos segundos hasta que se integre bien y añadimos la mezcla de harina y levadura cucharada a cucharada por el brocal con la máquina en marcha.¡¡ Cuidado de no ponerla muy rápido!!

Cuando se haya mezclado todo bien, vertemos en nuestro molde preparado como lo hagáis habitualmente y horneamos a 160º unos 45-50 minutos como lo hagáis habitualmente, que cada uno conoce su horno :P (yo lo pongo con el fuego abajo y la bandeja un pelín más abajo de la mitad del horno) Es preferible no abrir el horno hasta que no hayan pasado 30-40 minutos, o corremos el riesgo de que se nos hunda y no crezca.

Al usar chocolate blanco queda bastante dulce, más que un bizcocho normal pero no empalagoso, asique tenedlo en cuenta para los rellenos, que no sean excesivamente dulces.

Espero que os haya gustado! :D

Si la probáis no dudéis en comentar el resultado (que ya os digo yo que es estupendo, es un bizcocho perfecto para tomarte con el café o el cola-cao del desayuno ;) )

Un besazo a todos! Gracias por leer! :D

…el límite lo pone la imaginación…

Cupcakes de vainilla como dios manda

Después de este parón por culpa de los exámenes vuelvo a la carga con mi obsesión repostera (que no es la única, sólo una de tantas :D ) El siguiente paso en las cosas que os voy mostrando son los primeros cupcakes que hice en condiciones. Los hice al día siguiente de aquellos que hice para mi amiga Paula y que os mostraba aquí, es decir, al día siguiente de que Emily me iluminara con su profunda sabiduría acerca de las diferencias entre mantequilla y margarina (y de que su madre Rhonda (espero que se escriba así) me diera algunos consejillos, jijiji)

Quería que fuera algo sencillo para acertar seguro, asique me decidí a utilizar las recetas básicas e infalibles de Alma, de Objetivo: cupcake perfecto: cupcakes de vainilla con buttercream.

Cupcakes de Vainilla

  • 2 huevos
  • 100 g de azúcar
  • 100 g de mantequilla (a temperatura ambiente)
  • 100 g de azúcar
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 2 cucharadas de leche
  • 1 cucharadita y media de extracto de vainilla

Preparar la bandeja con las cápsulas (los papelitos), se supone que salen entre 8 y 12 pero a mi me salieron un trillón esa vez, creo que porque las cápsulas eran más pequeñas de lo habitual.

Se precalienta el horno a 180º. Se bate la mantequilla hasta que esté blanda, se añade el azúcar y se bate de nuevo. Añadimos los huevos batidos con el extracto de vainilla y lo batimos todo. a continuación añadimos la harina mezclada con la levadura y la incorporamos con una espátula.  Mientras removemos añadimos la leche y… ¡voilà! Ponemos la mezcla en los papelitos, y al horno. Para poner la masa en las cápsulas podéis hacerlo con un par de cucharas, pero yo prefiero hacerlo con un cacharrito de estos de hacer bolas de helado, es más cómodo.

Se hornean durante 18-20 minutos, para saber si están hechos se pincha un palillo en el centro, si sale limpio está hecho, si sale con restos de masa, esque está crudo. Cuando están hecho se sacan del horno y se dejan 5 minutitos en la bandeja para cupcakes si la has usado, y después se pasan a una rejilla.

Buttercream básico de vainilla

  • 250 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 450 gr de azúcar glas
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 6 cucharaditas de leche

Yo recomiendo batir primero la mantequilla para ablandarla un poco, pero no es necesario, se va añadiendo poco a poco el azúcar en lo que vamos batiendo, bien con batidora o a mano (recomiendo encarecidamente la batidora y si es de tipo americano con dos varillas… mejor!) Cuando ya hemos añadido la mitad del azúcar incorporamos la leche con el extracto de vainilla con cuidado (porque salpica) y añadimos el resto del azúcar.

Cuando esté terminada podemos añadirle color con colorante alimenticio, mejor si es en gel o pasta.

Yo utilicé colorante rosa…

…verde…

…y azul!

Y luego los decoré con fideos de colores. Estaban… riquísimos y es súper sencillo.

Espero que os hayan gustado, y espero poder actualizar más a menudo, ¡a ver si me pongo al día!

Si queréis poneros en contacto conmigo tenéis todas las vías en la barra de la derecha, facebook, twitter y correo electrónico. ¡Hasta pronto! :D

…el límite lo pone la imaginación…