Tras meses de abandono… (Tarta zen)

Vuelvo. Lo sé, tenía esto abandonado, pero os aseguro que no ha sido por gusto. En Mayo hay que empezar a estudiar para los exámenes de Junio (sobre todo cuando tienes 4 anuales por delante y 3 cuatrimestrales, vamos, casi un curso entero) y en Junio tienes los exámenes, en Agosto entre preparar campamentos e ir al campamento unas cosas y otras al final no tienes tiempo ni de respirar. ¡Y de repente llega Agosto! Un mes de tranquilidad en el que poder desarrollar toda tu creatividad tartera y actualizar el blog cada dos dias!!…. ¡Pues no! Infelices los que lo creímos, porque como en Junio era imposible aprobar esa  barbaridad de asignaturas… pues en Agosto estás como en Mayo, sólo que con más calor y menos gente en la biblioteca.

Y aquí estoy, en la biblioteca, en un pequeño descanso entre los diferentes fármacos anestésicos existentes. Y como los susodichos me reclaman, esta va a ser una entrada mas bien cortita, pero prometo volver a actualizar la semana que viene pronto ;)

Esta tarta la hice hace tiempo, y en poco tiempo. De esto que llegaba Febrero (con sus exámenes ¿cómo no?) y con él el cumpleaños de mi hermana, a la que le hacía especial ilusión que le hiciera una tarta para su cumpleaños. Y aunque la pobre me dijo 20 veces que no me preocupara y que estudiara, se nos juntaron el hambre y las ganas de comer y me dije que cómo no le iba yo a hacer una tarta a mi hermana pequeña.

Me dio por preguntarle que si quería la tarta de algo en concreto

¡Craso error!

Me respondió que “no tenía una idea clara pero que sabía la temática”

-”Quiero una tarta zen

Yo me quedé ojiplática y sin saber qué decir ni qué hacer con la tarta. Pero a la vez me parecía un reto muy interesante, asique a ello me puse. Busqué un poco en google internet y descubrí que los elementos principales del zen son:

  • el bambú
  • los jardincitos
  • las piedrecitas
  • y el Ying- yang, símbolo que además a mi hermana le atrae especialmente

Me puse a pensar y a diseñar y, llegado el día, a hacer. Y esto fue lo que salió.

No tengo más fotos porque me la arrancaron de las manos según terminé de hacer la foto y ya tuve que quitar alguna que otra mano de la tarta mientras terminaba de echar la “arenita” del jardín.

El bizcocho era un bizcocho cebra de chocolate y vainilla, hecho con natillas, que quedó estupendo, super jugoso. Aquí tenéis una foto del bizcocho recién salido del horno.

El bizcocho recién salido del horno

No estaba relleno porque no quería estropear el efecto cebra (no me dio tiempo a hacer ninguna foto del corte, para el próximo bizcocho cebra os prometo que haré la foto antes) Tampoco lo calé con almíbar porque era suficientemente jugoso de por sí.

La decoración…

  • Las piedras con bizcocho de cerveza negra y chocolate que había preparado unos días antes (delicioso) como quedaban unos trocitos, los torneé, cubrí con buttercream sencilla y los cubrí con fondant gris marmolado.
  • Los palitos de bambú son los típicos barquillos de helado cubiertos con fondant verde (pegado con el mismo buttercream)
  • La arena del jardín, como se aprecia en la imagen, es almendra picada. Para hacer el efecto de los surcos simplemente puse el buttercream con una manga pastelera en donde quería que sobresalieran las almendras. Alrededor de las piedras es circular porque se supone que hay que hacerlo así en los jardines Zen… (cosas suyas que yo no entiendo)
  • Los Ying-yang con pastillaje filipino recortado con un vaso de chupito en círculos y pintados a mano con colorante disuelto en alcohol transparente (creo que usé ginebra o algo así, pero no lo recuerdo, lo primero que pille transparente en el armarito de las bebidas)

He de confesar que los simbolitos al principio me dieron bastante guerra porque pretendia hacerlos con pastillaje blanco y pastillaje negro, y conseguir negro puro…. IMPOSIBLE. Asique después de un montón de intentos, decidí pintarlos, mucho más sencillo.

Creo que no me dejo nada en el tintero, si es así, siempre tenéis los comentarios y estaré encantada de contestar a todos ellos ;)

Como siempre, si queréis una tarta propia, a vuestro gusto, escribidme a:

Fantartilandia@gmail.com


Y a la hora de pedir… no os cortéis, que aquí…

…el límite lo pone la imaginación…


Un saludo, gracias por leer y espero volver a veros pronto por aquí :)

P.D.: El fondant de esta tarta era de cereza… ¡una delicia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>