Mojito’s cupcakes!

Si! Cupcakes de mojito!!

Esto era un día que estaba yo por la casa, con ganas de cocinar y sin saber el qué, cuando me vino a la mente la idea.

Lo cierto esque fue poco después de mi cumpleaños, y había comprado cosas para preparar mojitos, y la menta aún estaba fresca y había preparado para mojitos de ese que salió hace poco (que por cierto, es horrible y asquérrimo y sabe a cualquier cosa menos a mojito por mucho arte que le eches en prepararlo)

Sí, soy consciente de que la palabra “asquérrimo” no aparece en el diccionario y que me la debo haber inventado, pero creo que queda claro el significado.

Pero el caso esque a pesar de todo, los cupcakes salieron buenísimos, el icing… no terminó de convencerme.

Pero teniendo en cuenta el final habitual de mis experimentos… Esto fue una maravilla.

Para hacerlos, tuneé la receta de cupcakes de Vainilla de Alma, la tenéis en la entrada de los “Cupcakes de Vainilla como Dios manda”.

Sustituí la mitad del azúcar por azúcar moreno y la leche por el preparado para mojito, y además creo que le eché de más para asegurarme de que supiera a mojito, lo cual creo que fue un error. Si los repitiera, añadiría la leche, y la misma cantidad de mojito, y como quedaría demasiado líquido, pondría un poco más de harina, o quizás maicena.

Además de eso, piqué con la picadora unas cuantas hojas de menta (un buen montón) y las eché picaditas a la masa. No os puedo decir cantidad exacta porque lo hice a ojo.

El caso esque, no se si por la falta de leche, por la levadura, o por el alcohol del preparado para mojitos, los cupcakes no subieron bien al hornearlos. Quedaron aplanados por arriba y demasiado esponjosos. Y eso que yo creía que un bizcocho nunca podía ser demasiado esponjoso, pero este lo era. En cada bocado había más aire que bizcocho.

Gracias a Dios eso no influyó en el sabor, porque estaban realmente buenos, ¡hasta mi hermana se comió alguno! Y eso que ella y los dulces… debieron pelearse en otra vida.

El icing, creo recordar, que era SMB  con hoijtas de menta machacadas con mortero y maceradas en la leche con un chorrito del preparado. Sé seguro que no llevaba trocitos de menta, pero que llevaba el juguito de las hojas y el preparado.

Pero no salió como debía, no sé si por exceso de líquido, falta de mantequilla, o por el calor… ¡Maldito calor! ¬¬

Como podéis ver, sólo decoré 4, el resto murieron devorados antes de llegar a este paso (pero sólo salieron 6 del horno, asique la masacre no fue para tanto)

Cada uno lo decoré de una manera porque quería probar mis boquillas nuevas (en aquel momento) compradas enComercial Mínguez.

Y para darles un aire a los mojitos reales les puse las pajitas cortadas, las hojitas de menta y el azúcar moreno.

En realidad esta receta no os animo a que la probéis, ¡seguro que hay recetas de cupcakes de mojito mucho más fiables por la red! Pero para matar el rato un día y disfrutar luego comiéndote tus experimentos y sin morir en el intento… Cumplieron su función, vamos, que buenos estaban, ¡pero habría que mejorarlos!

Espero que os hayan gustado, ¡al menos estéticamente! Y os recuerdo que podéis poneros en contacto conmigo por las vías de siempre (correo, facebook, twitter, comentarios en la entrada). Y como ya sabéis…

…el límite lo pone la imaginación…