Cupcakes Fallidos

Hoy os quiero enseñar mis primeros intentos de cupcakes… un pequeño gran desastre, con deciros que cuando los hice aún no me había dado cuenta de que si en la receta pone “mantequilla” claramente, yo no puedo llegar y poner “margarina” tranquilamente. Sí señores, en mi casa (y en todas las que conozco) se le llama mantequilla a lo que se unta en las tostadas, que suele ser margarina (o 3/4 margarina) y yo no fui consciente de este pequeño detalle hasta que paso algo que os contaré unas líneas más abajo.

Lo primero me disculpo por la malísima calidad de las fotos, en esa época ni me planteaba si las fotos eran buenas o malas.

Estos cupcakes fueron un grandísimo desastre de la naturaleza…. pero estaban de miedo.

  1. No tenía bandeja para cupcakes, asique las cápsulas se abrieron se chocaron unos contra otros y… unos acabaron redondos y otros …estrellados.
  2. Las boquillas que tenía eran demasiado pequeñas y la decoración no quedó como esperaba,
  3. y, ¡para colmo! la base son MUFFINS de plátano… ¡Ingenua de mi! Pensando que los cupcakes no eran más que muffins decorados…

El caso esque estaban buenísimos, y que gracias a ellos pasé un rato excelente con mi abuela en uno de sus últimos momentos de lucidez, lucidez que por cierto va recobrando de forma casi milagrosa.

La receta de los muffins de plátano que utilicé es la de la madre de Emily, a la que nombraré más de una vez en este post. Y la receta os la pondré otro día porque acabo de tirarme 15 minutos buscando mi libretita de ideas y recetas y no se dónde narices está. La receta del icing (crema que se utiliza para decorar para aquellos que se quejan de que no se enteran :P ) es Chocolate Fudge Buttercream, la receta es de Nigella Lawson, pero yo la cogí de Tartacadabra

Chocolate Fudge Buttercream

  • 175 g de chocolate negro (yo usé chocolate con leche porque no me gusta el amargor del chocolate negro y quedó riquísimo)
  • 250 g de mantequilla suave (yo usé margarina por desconocimiento, pero como el chocolate endurece al enfriarse apenas se notó)
  • 275 g de azúcar glass (tamizado)
  • 1 cucharadilla de esencia de vainilla

Se derrite el chocolate y se deja enfriar. Mientras, se bate la mantequilla hasta que esté cremosa, se añade el azúcar glass y se bate bien, hasta que claree bastante y aumente de volumen. Por último, se agrega el chocolate y se bate otra vez a velocidad alta hasta que quede cremoso y brillante. ¡Yum!

Esos fueron mis primeros cupcakes. Pero no han sido, ni mucho menos, los únicos, y como los segundos también fueron un desastre, (ese si que fue MONUMENTAL) también os los voy a enseñar en esta entrada.

Estos cupcakes los hicimos entre Emily y yo para para Paula, porque era su cumple. Resulta que Emily es canadiense y su madre hace cupcakes bastante a menudo y en el momento que me vio coger la margarina para hacer el Buttercream… casi me mata. Cosa que, ahora mismo, vería totalmente lógica porque eso es, como mínimo, sacrilegio. Pero de los errores se aprende, y esta tarde fue muy productiva en conocimientos para mi.

Los cupcakes no recuerdo de qué eran pero sólo hay dos opciones, o eran los muffins de plátano o eran los Cupcakes de vainilla de Alma (Objetivo: Cupcake perfecto) Espero que una de las dos (Paula o Emily) lea esta entrada y nos lo aclare.

El caso esque los cupcakes quedaron… duros no, lo siguiente. Y el “mantequillacream” demasiado blando como para poder hacerle espirales. Asique decidimos hacerlos planos,con dibujitos, que además es como los hace la madre de Emily por lo visto.

Y este fue el resultado. A Paula le hicieron mucha ilusión, pero no creo que se los comiera todos porque encima le repugna el olor de la mantequilla… Entendéis ahora lo del desastre monumental ¿no?

Aparte de esto, quiero deciros que ya podéis encontrarme en Twitter y en Facebook (en la barra lateral tenéis los enlaces) y que si queréis poneros en contacto conmigo sabéis que podéis hacerlo a través de los comentarios, el mail (fantartilandia@gmail.com) y ahora Twitter y Facebook.

Espero que os hayan gustado estos cupcakes, nos vemos la semana que viene y ¡¡gracias por leer!! ^_^

P.D.:

…el límite lo pone la imaginación…

;)